¿Por qué comes lo que comes?

Muchos nos preguntamos por qué tenemos que comer lo que comemos, por qué a veces preferimos comidas dulces antes que saladas, por qué hay antojos a ciertas horas del día y por cierto tipo de comida. Tenemos que saber que existen mecanismos complejos en tu propio cuerpo que están localizados en el cerebro y que están involucrados en procesos tan importantes como tu apetito, el hambre, la saciedad e inhibición del apetito, los antojos por ciertas comidas, incluso el ánimo, el humor y la sensación de dolor.  

Se han identificado dos sistemas muy complejos en el cerebro, particularmente una zona llamada hipotálamo.  

El hipotálamo contiene múltiples sistemas neuro-hormonales que participan en la regulación del balance energético, algunos de ellos estimulan el consumo de alimentos (señales orexígenas) y otros los disminuyen (señales anorexígenas).  

Dos de estos sistemas son el sistema endocannabinoide y el sistema CART.  

  • El sistema endocannabinoide:  

Es un sistema de comunicación intercelular y se encuentra en todos los órganos y tejidos del cuerpo humano, no solamente en el cerebro. Se trata de un mecanismo evolutivo complejo para estimular el apetito y la búsqueda del bienestar, tranquilidad y la sedación.  

Se denomina así porque este sistema se descubrió por el efecto del cannabis en dichos receptores que actúan como una “falsa llave” provocando en el organismo la misma función que deben de cumplir tus propios cannabinoides internos.  

Entonces estos mensajeros internos, señales neuro-endocrinas, quedaron con la denominación de endocannabinoides por la semejanza del efecto que produce la adición al cannabis.  

Las funciones del sistema endocannabinoide se van a producir cuando estos mensajeros se acoplan con los receptores que están presentes en el cerebro y otros tejidos. Dichas funciones son:  

  • Estímulo del apetito: mayor selectividad por comidas dulces y procesadas.  
  • Respuesta al estrés: mayor resiliencia al estrés. 
  • Memoria: disminuye la memoria tanto a corto y largo plazo.  
  • Modulación del dolor. 
  • Potencia el sistema inmune. 
  • Termorregulación: equilibrio en el balance energético.  
  • Regulación del sueño y vigilia.  
  • Afecta la percepción en el sentido del gusto 

Este sistema tiene que estar en equilibrio, cuando se sobre-expresa te gatillará el estímulo del apetito con preferencia por dulces e hidratos de carbono procesados, incluso antojos de dulce en la ausencia de la sensación de hambre, deseos de alcohol, alteración de la memoria, del ciclo sueño-vigilia y el equilibrio de tu balance energético.  

Se activan por ansiedad, por el dolor, por el miedo, pensamientos desagradables, incertidumbre, y el estrés crónico. 

Podemos entender entonces, por qué comes lo que comes, y en una pandemia, como la que estamos enfrentando actualmentelos factores emocionales, la incertidumbre, la angustia, el miedo, estrés crónico, la alteración del sueño vigilia, que están presentes te conducen a comer muchas veces lo que te daña te cuesta controlar esos antojos por dulces e hidratos de carbono inflamatorios.  

Lamentablemente como consecuencia de ello, se observa: 

  • Se inhibe la quema de grasa, es decir, la lipólisis. 
  • Estimula la síntesis de tejido graso, es decir, favorece la lipogénesis.  
  • Aumenta la grasa central y abdominal. 
  • Aumenta resistencia a la insulina.  
  • Aumenta la inflamación silenciosa. 
  • Disminuye la síntesis de masa muscular.  
  • Disminuye la flexibilidad metabólica.  

Por todo lo anterior, tenemos que lograr controlar éste sistema, y no que él nos controle a nosotros. 

  • El sistema CART: 

CART son las siglas de Cocaine and AmphetamineRegulated Transcript. Es otro conjunto de receptores, que tiene como función la inhibición del apetito, pero deja de funcionar por el estrés crónico (miedo, angustia, insomnio, etc.), el consumo excesivo de carbohidratos, sobre todo procesados y ultraprocesados.  

Es un complejo sistema ubicado en tu cerebro, el cual como lo hemos mencionado anteriormente, te inhibe el apetito, pero deja de funcionar por el estrés crónico (cortisol crónico), por la resistencia a la insulina, el hiperinsulinismo y la resistencia a la leptina. 

En siguientes entradas, estaremos profundizando en el tema de la leptina, pero como adelanto, la leptina viene del griego “delgado”, es una hormona producida por las células grasas, los adipocitos, con efecto anorexígeno, es decir, inhibidor del apetito. El gran problema se produce cuando el hiper-insulinismo se acompaña de resistencia a la leptina, no logrando su objetivo, que es inhibir el apetito.  

El sistema CART también se inhibe por los dulces, comida de bollería y todos aquellos comestibles procesados, ultraprocesados sin nutrientes, que no sólo lo inhiben, sino que favorecen una potencial adicción, conduciendo así a los siguientes efectos:  

  • Más apetito, hambre y antojos. 
  • Incapacidad de perder peso. 
  • Reduce el gasto energético (inhibe la vía catabólica). 

Dr. Fernando Santana Villagra
Médico Cirujano, Universidad de Chile
Magister en Medicina Antienvejecimiento y de Longevidad Saludable. 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Avda. Las Condes 9460, oficina 1004, Las Condes, Santiago, Chile.

Contacto

Contacto

(56) 9 9324 4232

Email

Email

info@calevit.cl

Solicite su Cita

Solicite su Cita

Pida su Cita

WhatsApp chat