La Grelina: hormona del hambre

El control del hambre y la saciedad dependen un armonioso sistema hormonal, neurotransmisores, señalizadores moleculares con sus respectivos receptores, el cual nos permitirá tener un adecuado equilibrio metabólico que respeta nuestra genética evolutiva, permitiendo una mejor versión de ti mismo, como también prevenir las enfermedades de la civilización como la obesidad, sobrepeso, síndrome metabólico, cáncer, etc.  

Sabes que existe una hormona que secreta tu estómago (80-90%) para avisarle a tu hipotálamo que tienes apetito y que necesitas comer, a diferencia de la leptina, descrita anteriormente, que avisa a tu cerebro que te sobra comida y ya debes de parar de comer. Ella es lgrelina también conocida como hormona del hambre, proviene del inglés “ghrelin” (growth hormone-releasing peptide) que significa crecimiento.  

La grelina no sólo es la hormona del hambre debido a que nuevos estudios descubrieron que también permite la acumulación de grasa en tu cuerpo, principalmente aquella que se sitúa en la zona abdominal y visceral, que son las grasas más nocivas para tu cuerpo. Hasta ahora se sabía que era importante para el desarrollo de la obesidad, pues al estimular el apetito, también aumenta el peso y ahora sabemos que al acumular lípidos en la grasa visceral contribuye además a la resistencia a la insulina. Es decir, provoca la sobre-expresión de los genes que acumulan grasa.   

Todas las hormonas tienen efectos por sí mismas, pero su acción va a depender de los receptores hormonales en cada célula y así cumplir la misión para la cual fueron creadas. Al estudiar las distintas hormonas que influyen en el hambre y la saciedad como son: la insulina, la adiponectina, la grelina, la leptina, la acción de cada una de ellas va a depender de la sensibilidad de los receptores en el hipotálamo (nuestro cerebro). 

Tenemos que distinguir que existen deformantes de la sensibilidad de estos receptores, es decir, tenemos una hormona que es “la llave de tu casa”, pero no responde el receptor, es decir, tienes “mala la cerradura de tu casa”. Es por esto que en una RTC, siempre debemos considerar estos deformantes que nos van a conducir a no responder adecuadamente a la acción de las hormonas.  

Si bien es cierto que el 80 al 90% se sintetiza en el estómago, es el hipotálamo con sus receptores hormonales “limpios” el que va a entender mejor cuales son las necesidades del organismo, más que el estómago o el intestino, aumentando o disminuyendo la acción de las distintas hormonas del hambre y saciedad.  

Como toda hormona la grelina no tiene acción sólo en el hambre, sino además:  

  • Aumenta la motilidad gastrointestinal.  
  • Reduce la secreción de insulina.  
  • Es iniciadora de la señal para comer.  
  • Presenta efectos anabólicos.  
  • Aumenta la contractilidad del miocardio.  

En una RTC bien formulada adquiere importancia retirar deformantes de receptores hipotalámicos como son la comida procesada o ultraprocesada, azúcar, edulcorantes, que te pueden llevar a resistencia a la leptina y a la insulina, lo cual no cortará tu señal de hambre. 

Avda. Las Condes 9460, oficina 1004, Las Condes, Santiago, Chile.

Contacto

Contacto

(56) 9 9324 4232

Email

Email

info@calevit.cl

Solicite su Cita

Solicite su Cita

Pida su Cita

WhatsApp chat