Ingesta de alcohol en una RTC

El consumo de alcohol en una reducción terapéutica de carbohidratos y en una dieta cetogénica es un tema polémico.

Muchas personas quieren obtener los innumerables beneficios de una reducción terapéutica de carbohidratos y una dieta cetogénica, como son la mejora de su composición corporal, la pérdida de peso y el aumento de la masa muscular y ósea, junto con la pérdida de grasa y la reducción de la adicción a carbohidratos procesados y al azúcar, todo lo cual conlleva a la mejora de los parámetros metabólicos y hormonales.

En este contexto, la ingesta de alcohol puede ser un dilema, pues sabemos que existen varios destilados con cero carbohidratos y que estarían “permitidos” siempre que no contengan azúcar, pero ¿qué hay de verdad en esta afirmación?

El alcohol o etanol también es llamado el cuarto nutriente, después de proteínas, grasas e hidratos de carbono; es aceptado en casi todas las sociedades, tan arraigado en nuestra cultura y socialización que es fácil de obtener y relativamente económico.

El alcohol ha sido parte de la dieta de los humanos por cientos de años, es metabolizado en el hígado en un 90-95%, por una enzima, la alcohol-deshidrogenasa (ADH), la cuál está sobre-expresada en aquellos que dicen tener “una buena cabeza para el alcohol”, es decir, una mayor tolerancia al alcohol.

Sólo el 5% es excretado por la orina, también por aliento y la transpiración.

El metabolismo del alcohol incluye dos pasos: de etanol a acetaldehído y de acetaldehído a acetato, éste último paso puede ser utilizado en la síntesis de ácidos grasos, especialmente cuando el etanol es consumido junto con carbohidratos.

¿Puede ese consumo de alcohol jugarme una mala pasada en mis objetivos de recuperación de la salud y el retardo de la aparición de la enfermedad crónica y del envejecimiento patológico?

Cuando se consume alcohol sin carbohidratos, éste se metaboliza a agua y dióxido de carbono.

Si bien los licores, como el whisky, cognac, vodka, ron, tequila, no contienen carbohidratos, ellos si contienen 7 kilocalorías por gramo de alcohol, y éste no es utilizado por el músculo como fuente de energía, es decir, son kilocalorías vacías desprovistas de nutrientes. 

¿Qué podemos observar metabólicamente con la ingesta del alcohol? 

  • Desplaza a carbohidratos y grasas como fuente de energía, llevándolos a almacenarse como triglicéridos.  
  • El alcohol detiene la metabolización de los carbohidratos y las grasas. 
  • Inhibe la producción de glucosa hepática, llevando a hipoglicemia. 
  • Disminuye la captación de glucosa por el músculo. 
  • Inhibe la síntesis de glucógeno muscular (energía muscular para preservar el músculo).
  • Disminuye la síntesis de proteína.
  • En mujeres inhibe la producción de estrógenos.

Si entendemos todas estas rutas metabólicas, el beber alcohol puede retroceder la pérdida de peso en algunas personas. Una copa de vino combinada con una dieta baja en carbohidratos podría ser no dañina para la salud, pero en todo paciente que se estanca en la baja de peso, se le recomienda suspender la ingesta de alcohol por completo, lo mismo para pacientes que quieren corregir la diabetes o curar el hígado graso o si tienen problemas de salud metabólica.

Sin embargo, para aquellas personas que gozan de una flexibilidad metabólica y no tienen que perder ni ganar peso, podrían tomar una o dos copas ocasionalmente, y no asociado a cantidades importantes de carbohidratos, puesto que se ha descrito que podría tener algunos beneficios de salud en el aspecto social aportando en la distensión del compartir y disfrutar de una nutrición cetogénica o reducción terapéutica de carbohidratos.

Más aún se ha visto que una nutrición cetogénica bien formulada, incluso puede reducir los antojos por alcohol y ayudar a frenar un consumo importante de éste. 

Dr. Fernando Santana Villagra 

Médico Cirujano – Universidad de Chile
Magister en Medicina Anti-envejecimiento de Longevidad Saludable – Universitat de Barcelona
Diplomado en Obesidad y Nutrición – Universidad de Chile
Certified Practitioner en Nutrición y Terapia Cetogénica y Low Carb High Fat, Nutrition Network Advisor Training y The Noakes Foundation, Sudáfrica.

Referencias
  1. Lustig RH. Fructose: it’s “alcohol without the buzz”. Adv Nutr. 2013;4(2):226-235. Published 2013 Mar 1. doi:10.3945/an.112.002998
  2. Volkow ND, Wiers CE, Shokri-Kojori E, Tomasi D, Wang GJ, Baler R. Neurochemical and metabolic effects of acute and chronic alcohol in the human brain: Studies with positron emission tomography. Neuropharmacology. 2017 Aug 1;122:175-188. doi: 10.1016/j.neuropharm.2017.01.012. Epub 2017 Jan 18. PMID: 28108358.
  3. Evolution of hominid ethanol metabolismMatthew A. Carrigan, Oleg Uryasev, Carole B. Frye, Blair L. Eckman, Candace R. Myers, Thomas D. Hurley, Steven A. BennerProceedings of the National Academy of Sciences Jan 2015, 112 (2) 458-463; DOI: 10.1073/pnas.1404167111 

Avda. Las Condes 9460, oficina 1004, Las Condes, Santiago, Chile.

Contacto

Contacto

(56) 9 9324 4232

Email

Email

info@calevit.cl

Solicite su Cita

Solicite su Cita

Pida su Cita

WhatsApp chat